¿Cómo y por qué nos enamoramos?

Con motivo del día de San Valentín las parejas intercambian regalos, se demuestran amor y el mundo se reviste de un halo de felicidad… miras a tu alrededor y ves personas que miran a su pareja con ojos de enamorado/a. Según se dice cotidianamente, Cupido les ha alcanzado con las flechas del amor, pero ¿Cómo se produce el fenómeno del enamoramiento? ¿Cuáles son las fases? ¿Es lo mismo enamoramiento que amor?care-20185_640

Las personas somos seres sociales y tendemos a afiliarnos con otros individuos. Sin embargo, no nos sentimos atraídos por todas las personas de igual manera, por algunas sentimos agrado y por otras desagrado.  La atracción interpersonal es la tendencia del individuo a evaluar a otra persona de forma positiva, lo que le predispone hacia un comportamiento de unión con dicha persona. En esta evaluación del otro, que no es tan simple como parece,  están implicados comportamientos, pensamientos y sentimientos.

Existen numerosas teorías que intentan dar una explicación sobre cómo surge el enamoramiento. Las teorías cognitivistas afirman que las personas se sienten atraídas entre sí cuando opinan o piensan de la misma forma, porque la coincidencia ideológica con otro individuo permite a la persona confirmar sus propias creencias y le aporta seguridad a su sistema de valores. Desde este punto de vista, las personas que piensan diferente a nosotros nos generarían tensión, harían tambalearse nuestro sistema de valores y nos provocarían rechazo. En el otro polo se situarían las teorías conductistas, a través de las cuales resultarán más atractivas las personas que nos proporcionen vivencias gratificantes y placenteras. Igualmente, nos provocarían rechazo aquellas personas que tiene con nosotros comportamientos negativos  que implican un riesgo y un coste.

Las teorías anteriores intentan explicar a gran escala cómo surge la atracción. Sin embargo, atracción no es enamoramiento y éste no es amor. Hay muchos otros factores que influyen en la atracción que deberíamos de tener en cuenta para entender un poco más este proceso tan complejo:

  • Factores situacionales: que la persona tenga una proximidad espacial a nosotros (que la veamos a menudo, con la cual nos relacionemos, que sean accesibles a nosotros, con la cual compartamos y convivamos normalmente), que nos relacionemos con ella frecuentemente o que nos hayan hablado bien de esa persona.
  • Características de la persona: atractivo físico (muchas veces está influenciado por los patrones de moda culturales. Si esa persona tiene una característica que nos resulta atractiva tenderemos a pensar que tiene otras características positivas más, es lo que se conoce como efecto halo), otros rasgos que intervienen después de sentirnos atraídos por el físico son las cualidades como inteligencia, nivel cultural, sensibilidad, y otros rasgos psicológicos que aumentan la atracción por esa persona.

Muchas veces nos sentimos atraídos por personas que son similares a nosotros en cuanto a sentimientos, gustos, pensamientos, aficiones… sin embargo, no siempre nos atraen este tipo de personas, también podemos sentir atracción por personas que presentan características de personalidad completamente distintas a nosotros pero que nos complementan. Según Winch (1958) hay dos motivos que hacen que dos personas distintas se sientan atraídas: las necesidades de los dos se resuelven cuando la interacción es complementaria, y la compensación que se produce cuando características que no posee la persona pero que desea tener la obtiene a través de la otra persona.

En una misma relación puede haber semejanza y complementariedad, ya que la semejanza se refiere a los sistemas de valores y las actitudes, mientras que la complementariedad hace referencia a las motivaciones, los deseos y las necesidades.

¿Amor y enamoramiento es lo mismo?

El enamoramiento es un estado que antecede al amor y se caracteriza por:

  • Idealización de la persona amada (aparece en nuestro pensamiento todo el tiempo, nos parece la mejor persona del mundo, no vemos lo negativo, exageramos lo bueno, restamos importancia a los problemas que aparecen en la pareja).
  • Pensar con frecuencia en la persona amada.
  • Expresiones físicas y verbales de afecto: decir “te quiero”, dar besos, tener intimidad, dar apoyo emocional.
  • Sentimientos de alegría y felicidad constantes.
  • Activación fisiológica: nerviosismo, latidos fuertes de corazón, sudoración, dilatación de las pupilas.

Stenberg habla de tres componentes diferentes que caracterizan al amor, los cuales sitúa en los vértices del triángulo: intimidad, pasión y compromiso. A través de estos componentes elabora su Teoría Triangular del amor.

  1. Cariño (Intimidad): este cariño es el que caracteriza a una verdadera amistad. Existe cercanía y vínculo con la persona, pero no pasión física ni compromiso.400px-Triangular_Theory_of_Love_-_Español.svg
  2. Capricho (Pasión): es el conocido “flechazo”. No existe compromiso ni intimidad, solo pasión.
  3. Amor vacío (Compromiso): Hay respeto y reciprocidad, existe unión porque hay un compromiso entre las dos personas, sin pasión ni intimidad. Un ejemplo son las parejas que se casan por conveniencia.
  4. Amor romántico (Pasión e Intimidad): unidos por la pasión y por la intimidad. No existe compromiso entre ellos. Puede ser lo que se conoce como “amor de verano”.
  5. Amor Sociable o de compañía (Intimidad y Compromiso): aparece en parejas que están casadas o tienen un compromiso y comparten una intimidad, pero no tienen el sentimiento arrebatado que provoca la pasión. Es un amor más fuerte que el cariño porque implica compromiso. Puede aparecer en familiares o amigos muy cercanos.
  6. Amor Fatuo o Loco (Pasión y Compromiso): el compromiso es motivado por la pasión. No existe intimidad por lo que la estabilidad no es lo que define a esta relación. Suelen ser parejas que se casan nada más conocerse, impulsados fundamentalmente por el fuego de la pasión.
  7. Amor Consumado (Intimidad, Pasión y Compromiso): Es la forma completa del amor. Es la relación ideal a las que todos tienden pero que pocos consiguen alcanzar. Sin embargo, es más difícil mantener este tipo de amor que lograr alcanzarlo. Normalmente con el tiempo la pasión decae y el amor consumado se convierte en amor sociable.

Y tú, ¿en qué amor estás?

¿Cómo y por qué nos enamoramos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *