Embarazo: ¿Mitos falsos o verdaderos?

Cuando una mujer se queda embarazada empieza a escuchar recomendaciones sobre qué cosas hacer durante el embarazo y qué es mejor no hacer. En la antigüedad recurrían a las explicaciones ‘mágicas’ porque no había forma de determinar científicamente el por qué de ciertas cosas. Aunque estas creencias antiguas forman nuestro bagaje cultural y es interesante saber ciertas historias, a veces producen ansiedad y angustia que debemos evitar.

5242087252_60b6efa966_o

Los cambios fisiológicos y psicológicos que se producen durante el embarazo son ciertos, y para que éstos no nos afecten negativamente es bueno saber cuáles de ellos son falsos mitos y cuáles verdaderos. ¿Empezamos a desmitificar? 

  • Si tu barriga es puntiaguda será niño y si es más redondeada será niña.

La forma de la barriga está relacionada con el tamaño y estatura de la madre, si el embarazo es único o múltiple, la posición en la que está el bebé y en la cantidad de líquido amniótico; no en el sexo del bebé. Si quieres saber el sexo de tu bebé ¡hazte una ecografía!

  • Los antojos no satisfechos producen manchas en el bebé.

Lamento deciros que está comprobado que las manchas de nacimiento no tienen relación con los antojos de la madre durante el embarazo. Estas manchas son frecuentes en los recién nacidos, pero suelen desaparecer con el tiempo. Pero chicas, guardad el secreto, que vuestra pareja no se entere ¡así podréis pedir lo que queráis!

  • Si sufres de acidez es porque el bebé será muy peludo.

La causa de la acidez de estómago está relacionada con los cambios fisiológicos y hormonales del embarazo.

  • Cuando estás embarazada tienes que comer por dos.

Este mito no solo es falso sino perjudicial tanto para la madre como para el bebé. En el embarazo tienes que alimentarte bien en cuanto a calidad y variedad, no en cantidad. Si ganas mucho peso puedes tener complicaciones en el embarazo y tu bebé puede nacer con más grasa corporal, un riesgo para la salud de ambos.

  • Los primeros bebés son más puntuales al venir al mundo: llegan más cerca de la fecha probable de parto.

Al contrario, las madres primerizas suelen retrasarse en la fecha de parto, por lo que los bebés nacen más tarde de lo previsto.

  • Si te estiras estando embarazada, el bebé se puede enrollar el cordón umbilical en torno al cuello.

Es una leyenda urbana. De hecho, es muy beneficioso hacer ejercicio moderado para la madre y para el bebé. El que el bebé salga con el cordón umbilical alrededor del cuello es consecuencia de los movimientos que realiza el niño en la barriga y no la madre. Así que no tengas miedo, ¡haz ejercicio y estírate todo lo que quieras!

  • No debes bañarte cuando estás embarazada porque el agua sucia le entrará al bebé.

El útero está protegido por un tapón mucoso que impide que el agua entre. Un baño relaja siempre que el agua no esté muy caliente, especialmente al final del embarazo.

Mitos verdaderos con base científica: 

  • Las embarazadas son más olvidadizas.

Un estudio australiano señala que es cierto que las embarazadas tienen menos memoria a corto plazo. Se cree que esta pérdida de memoria se debe a la falta de sueño y al esfuerzo extra que tiene que hacer el cuerpo de la mujer durante la gestación. Pero no te preocupes, estos olvidos son temporales.

  • El futuro bebé encuentra en el seno materno todo lo que necesita.

El bebé recibe ciertos alimentos de las reservas de la madre en perjuicio de ella. Por eso, las embarazadas deben tomar con regularidad alimentos que contengan esa carencia (ejemplo: calcio).

  • Estimular los pezones de la futura madre puede desencadenar el parto.

La estimulación de los pezones hace que se produzca la hormona oxitocina, que provoca la contracción de los músculos del útero. Para nuestra tranquilidad no siempre funciona.

  • Las embarazadas que esperan una niña sufren náuseas más severas que las que esperan un niño.

Varios estudios han demostrado que es cierto. Las niñas hacen que la concentración de la hormona del embarazo (HCG) en la sangre de la madre sea mayor y eso provoca las náuseas.

  • A las mujeres jóvenes le salen más estrías en el embarazo que a las mujeres mayores.

Los tejidos conectivos de las mujeres jóvenes aún siguen firmes por lo que al ser estirados se rasgan con mayor facilidad que en las mujeres de más edad.

Así que ya sabes, vive tu embarazo sin estrés ni agobios, sigue las recomendaciones de tu médico y no dejes que mitos o creencias nublen tu felicidad.

Fuente: http://alsurnoticias.com/Expertos/2013/09/30/embarazo-mitos-falsos-o-verdaderos/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *