La magia de la Navidad

Quiero compartir con vosotros el artículo que he escrito hace poco en la página de la Asociación AINAS. Creo que es importante que nos paremos a pensar qué es la Navidad, qué se celebra y, sobre todo, con quien la celebramos siempre. Al igual que dar importancia a lo que realmente lo merece, dejando a un lado el individualismo y el materialismo que gobiernan nuestra sociedad y día a día. Espero que os guste y disfrutéis mucho de las Fiestas.

 

La Navidad es una fiesta que la celebran tanto cristianos como no cristianos, es una de las más conocidas y esperadas del año por muchas personas; aunque también muy tristes para otras, porque se avivan más los recuerdos de personas queridas que ya no están con nosotros. arbolito

La celebración de la Navidad hoy día se centra en la comida y los regalos, en lo sofisticado y llamativo del árbol y en lo numeroso de las reuniones familiares. Una supuesta “necesidad” que convierte esta fecha en un festejo materialista, que acarrea un ajuste de los presupuestos y un descontrol en las cuentas de cualquier hogar en los meses siguientes.

Pero, ¿realmente es necesario comprar tanto, despilfarrar tanto para después tener que apretar los otros meses? Hemos perdido la ilusión de dar regalos personalizados, incluso muchos miembros de la familia preguntan al otro qué le gustaría recibir como regalo en Navidad. Quizás si nos paráramos un poco en esta vida llena de estrés, observáramos y conversáramos con las personas con la que compartimos nuestro día a día o con nuestros familiares más cercanos, no tendríamos que preguntarles qué les gustaría que le trajesen los Reyes Magos o Papá Noel, porque sin duda lo sabríamos o tendríamos alguna idea. Si, además de lo anterior, nuestras expectativas no fueran tan grandes, y no buscáramos tener más y más o recibir los mejores regalos para poder presumir de ellos con los demás, cualquier detalle espontáneo y personalizado nos haría mucha más ilusión que un perfume carísimo, por ejemplo, porque sería un regalo original y basado en el amor y la creatividad.

christmas love

Creo que también deberíamos hablar de la otra cara de la Navidad: el florecer de determinados sentimientos y actitudes negativas tales como la culpa o el sufrimiento. Sabemos que al sentarnos en la mesa con nuestros familiares siempre recordaremos a esa persona con la cual ya no podremos celebrar la Navidad. Sin embargo, ésto solo nos trae dificultad a la hora de disfrutar de las personas que sí tenemos delante y con las cuales podemos celebrar el estar juntos. Muchos dicen que nunca sabes lo que es la felicidad hasta que pierdes ese estado y te das cuenta de que en un período anterior fuiste feliz; si siempre vamos por detrás de la felicidad y cuando nos falta es cuando nos damos cuenta de que antes fuimos felices, nunca seremos felices; siempre la perseguiremos y andaremos nuestro camino sin vivir el presente pero tampoco el pasado (ya que éste lo modelamos y recordamos lleno de sentimientos de nostalgia y felicidad) y mucho menos el futuro porque pedimos y esperamos más de lo que nos van a dar. Quizás si dejaramos a un lado estas sensaciones (que se basan en nuestras experiencias pasadas) y simplemente vivieramos el presente dándonos cuenta de las emociones que despiertan estar con la gente que queremos compartiendo, no sería tan doloroso recordar al que ya no está, porque estamos disfrutando del que sí está. Así evitaríamos la culpabilidad que produce el sentir “no haber estado más tiempo con esta u otra persona”.

 

¡FELIZ NAVIDAD Y BUEN COMIENZO DE AÑO 2016!

brindis

 

https://ainasasociacion.wordpress.com/2015/12/23/la-magia-de-la-navidad/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *