Para qué usar el Autorregistro

El autorregistro es una técnica muy utilizada en la terapia psicológica en general. En ocasiones, cuando se hace uso de ella no se le saca todo el partido que deberíamos; esto puede pasar, entre otras cosas, porque no logramos explicar claramente al paciente lo importante que resulta para ambos elaborar un buen autorregistro.

Paso a explicar lo más brevemente posible la importancia de realizarlo correctamente.

 

El ser humano es una especie que siempre busca el sentido a las cosas, siempre buscar un por qué, una explicación a los acontecimientos. Las personas sanas psicológicamente atribuyen lo bueno que les pasa a sus capacidades, su esfuerzo y trabajo; mientras que las situaciones negativas o lo malo lo atribuyen al azar o a la suerte. ¿Por qué hacemos esto? Primero porque tenemos una autoestima que proteger; y segundo, porque no somos capaces de no dar explicación a todos los acontecimientos.

Dependiendo de a qué atribuyamos los acontecimientos nos sentiremos de una forma u otra. Es decir, dependiendo de cómo pensemos así nos vamos a sentir, y así actuaremos.

El estrés es una respuesta innata del organismo, es la preparación a nivel fisiológico ante situaciones amenazantes. Todos los animales tienen estrés. El ciervo se estresa cuando ve que un león va detrás de él. El organismo antes esas situaciones amenazantes se prepara para luchar o para huir.

estres-t121591

Lazarus y Folkman (1984), a través de su Teoría de la Evaluación Cognitiva, explicaron el proceso mental que tiene influencia sobre los factores de estrés.

Lazarus afirmó que la evaluación cognitiva se produce cuando una persona tiene en cuenta dos factores principales ante la situación de estrés:

  1. La tendencia amenazadora del estrés en ese individuo.
  2. La evaluación de los recursos necesarios para minimizar, eliminar o tolerar la situación que está provocando ese estrés.

Ante una situación amenazante, la persona realiza una serie de evaluaciones automáticas a modo de pensamiento (automáticas porque esa evaluación es muy rápida en el tiempo y es casi imperceptible para la persona a nivel consciente).

La evaluación primaria de esa situación responde a la pregunta “¿Cómo es la situación?” para la que hay tres respuestas diferentes:

  • “Esto no es importante”.
  • “Esto es bueno”.
  • “Esto es malo o estresante”

Pongamos un ejemplo: de repente cae en tu ciudad una lluvia torrencial que no cesa. Podrías pensar:

  • “Me da igual si llueve o no, no tengo planes de ir a ningún sitio”.
  • “Qué bien que llueva hoy, no tengo que levantarme temprano, ni ir a ningún sitio y así aprovecho para leer mi libro favorito”.
  • “¡¡No me puedo creer que llueva justo el día de mi boda!!”

Después de realizar esta primera valoración, automáticamente nuestra mente clasifica si esa situación constituye una amenaza, un desafío o un daño/pérdida. Es obvio que, dependiendo de cómo valoremos la situación, responderemos de una u otra forma.

  • Amenaza: significa ver la situación como un claro daño futuro, evalúa que no dispone de los recursos o habilidades necesarias para enfrentarse o huir del problema.
  • Desafío: aparecerá una respuesta positiva, es “crecerse ante la adversidad” y hacer frente al problema. Existe la posibilidad, al contrario de la amenaza, de evitar el daño porque la persona evalúa que tiene los recursos o habilidades necesarias para enfrentarse al problema.
  • Daño/pérdida: la respuesta de estrés aparece después de experimentar una situación de daño. Requiere de una respuesta posterior al hecho. Se acerca más a la aceptación de lo que ha pasado y respuesta ante la nueva situación.

Simultáneamente a toda esta evaluación, que sucede en milisegundos, también se produce la “evaluación secundaria”, relacionada con los pensamientos específicos que experimentamos ante esas situaciones. Tales como: “puedo conseguirlo si me esfuerzo más” o “no puedo hacerlo, sé que fallaré”.

 

Para poder conocernos y entender por qué actuamos como actuamos y por qué nos sentimos más tristes o ansiosos necesitamos realizar una actividad muy importante: el autorregistro.

Si registramos lo que sucede, lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos al respecto estaremos entendiendo nuestro modo automático de actuar y podremos tomar control de la situación y, lo más importante, de nuestro comportamiento y emociones.

El azar no se puede controlar por lo que si atribuimos al azar el hecho de estar bien o mal seremos un sujeto pasivo (que ve pasar la vida delante de sus ojos), en nuestra vida reinará la sorpresa y pensaremos “como no lo puedo controlar, volverá a ocurrir”, un pensamiento muy relacionado con la ansiedad anticipatoria. Es cierto que no podemos controlar todo, y eso también lo tenemos que aceptar. Pero ni podemos controlarlo todo ni podemos tener todo descontrolado.

Si realizamos el autorregistro podremos analizar de qué situación inicial partimos, qué nos pasa por la cabeza ante esa situación, qué sentimientos nos provoca ese pensamiento y cuál es la consecuencia (o conducta) que aparece después de ese sentir/pensar. A raíz de esto podremos tomar medidas y cambiar la perspectiva de forma que aumentemos los días que estamos bien y disminuyamos los días que estamos mal. Además, nos sentiremos con el control y con los recursos para enfrentarnos a las situaciones temidas.

El autorregistro (Beck, 1976) es una técnica utilizada en la Terapia de Reestructuración Cognitiva que consiste en identificar y cuestionar los pensamientos negativos o desadaptativos que producen malestar, para sustituirlos por otros pensamientos más apropiados que generen una emoción positiva.

Hay diferentes formas de elaborar un autorregistro. Un ejemplo puede ser:

autoreg

5 thoughts on “Para qué usar el Autorregistro

  1. Hola. Un autorregistro no tiene desventajas grandes, al contrario, te ayuda a darte cuenta y a comprender como están enlazados tus pensamientos, emociones y conductas. Quizás, la única desventaja que observo es la necesidad de parar en momentos concretos para escribir todas esas emociones y pensamientos de ese momento y poderlo valorar después; el tiempo que tienes que dedicar a ello y la necesidad de llevar siempre una libreta pequeña y bolígrafo. Pero esa desventaja sólo estaría al principio de la tarea, ya que con el tiempo se convertiría en un hábito y no nos costaría energía o tiempo.
    Espero haber solucionado tu duda. Gracias por tu comentario.
    Saludos

    • Hola. El autorregistro es una técnica cognitivo- conductual, considerado como uno de los enfoques eficaces para el tratamiento de la esquizofrenia. Por tanto, si es sencillo y se lo explicas bien podrías usarlo. Solo que dependerá de la edad del niño, porque entre las desventajas que puedes encontrar es que no entienda cómo se realiza y su uso. Aún así, bajo mi punto de vista, sería una buena opción, al menos, intentar trabajarlo. Saludos.

  2. Hola Rosa María
    Porfa puedes indicarme cual es la respuesta demorada de conducta de “morderse los labios”
    Ejemplo: cuándo mi esposo come en la cama
    Cuando alguien se me atraviesa conduciendo
    Cuando alguien me pisa
    Cuándo mi hijo se atraviesa e interrumpe mi paso caminando
    Mil gracias por tu ayuda..en verdad la necesito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *